Al momento de comprar un auto nuevo, algunas veces olvidamos las responsabilidades que esto conlleva. Y es que debemos estar atentos de su mantenimiento, ya que es importante para la seguridad y correcto funcionamiento del auto. Es de conocimiento general que un auto requiere como mínimo mantenimiento de ciertos elementos, como aceite, pastillas de freno, correas, neumáticos, entre otros.

Sin embargo muchas veces pasamos por alto otros mecanismos que también necesitan ser revisados y puestos a punto cada cierto tiempo. Por ello es necesario seguir algunos consejos para evitar problemas a futuro y averías. Hacer un mantenimiento de rutina ayuda a mantener a tu vehículo en el mejor estado posible. El mantenimiento ayuda a que tu auto dure más y funcione eficientemente.

Manual del Propietario

Lógicamente cada auto es diferente, las características y especificaciones del modelo determinan en esencia, lo que se requiere y el mantenimiento que se debe seguir. Por ello es necesario revisar y conocer el manual de instrucciones de tu auto o el de mantenimiento, también llamado libro de servicio, donde vendrán especificados los planes y, en ocasiones, un check list con los puntos que tenemos que revisar y cada cuánto debemos hacerlo.

Ya que los componentes de tu auto, no sólo se desgastan con el uso, también con el tiempo. Por eso las revisiones periódicas del plan de mantenimiento son muy importantes y necesarias, algunos recomiendan cada año como mínimo. Sin embargo para mantener tu auto en correcto estado, puedes poner atención a ciertos componentes básicos.

Control básico de mantenimiento

Es recomendable revisar mensualmente ciertos elementos básicos en tu auto, ya que son indispensables para tu seguridad:

Uso y desgaste de los neumáticos

Es importante rotar los neumáticos, debido a que ayuda a que el desgaste sea parejo. De igual manera mantén los neumáticos balanceados y las ruedas alineadas. Una manera de saber cuándo se requiere una alineación es si notas que el auto se dirige hacia un lado o hacia el otro cuando conduces.

Cambio de aceite de motor y filtros

El cambio de aceite y filtro es uno de los tipos de mantenimiento más importantes y debe hacerse con frecuencia. En terminaos generales, Ford Motor Company recomienda hacer un cambio de aceite cada 7,500 millas o cada seis meses en vehículos nuevos y modelos 2008.

Los filtros se saturan rápidamente por ello se deben sustituir cada año, especialmente en las ciudades, ya que se encargan de atrapar el polvo, polen, entre otros.

  • Filtro de aceite: se debe cambiar cada vez que se sustituya el aceite del motor.
  • Filtro de aire motor: muchas veces basta con limpiarlo, ya que suelen aguantar mucho más tiempo. Sin embargo se recomienda revisar al menos una vez al año.
  • Filtro de combustible: generalmente se sustituye cada 4 años o 60.000 km, con el fin de evitar daños en la bomba de alta presión e inyectores.
  • Filtro de aire acondicionado: se debe cambiar una vez al año, así evitaremos la proliferación de ácaros y alergias.
  • Filtro de aceite en la caja de cambios automática: es vital para la vida de la caja de cambios, se debe cambiar junto con el fluido hidráulico cada 60.000 km.

Mantenimiento de fluidos

En el auto hay varios fluidos que envejecen con los kilómetros, pero también los cambios de temperatura, la suciedad y el tiempo terminan por hacer que pierdan sus propiedades, por lo que es conveniente su cambio periódico.

  • Líquido refrigerante: actualmente se emplean refrigerantes orgánicos que no requieren de cambio. Sin embargo, a manera de prevención es recomendable cambiarlo y hacer una limpieza del circuito de refrigeración para asegurar su óptimo estado.
  • Líquido de transmisiones automáticas: es importantísimo reemplazar el aceite en las cajas de cambio automáticas. No te ahorres ni un céntimo en un líquido de mala calidad o en alargar su sustitución, ya que la reparación de una caja de cambios automática puede ser muy costosa. En promedio se sustituye cada 5 años como máximo.
  • Líquido del limpiaparabrisas: Se recomienda utilizar productos especialmente diseñados para el sistema de limpiaparabrisas, pues además de eficaces en la limpieza, tienen un bajo punto de congelación.
  • Líquido de frenos: Éste es uno de los elementos que envejece con el tiempo más que con los kilómetros. Es quien hace posible la transmisión de la fuerza ejercida sobre el pedal de freno, a los cilindros de freno en las ruedas. Se suele reemplazar este líquido de frenos en un plazo máximo de dos años.

Funcionamiento de todas las luces interiores y exteriores

Son una pieza fundamental en la seguridad, gracias a las luces podemos ver el camino, en condiciones de baja visibilidad, así como vernos los demás conductores. Por ello se consideran un sistema de seguridad activa. De allí radica la importancia de mantener en correcto funcionamiento y constante mantenimiento a las luces del auto.

Las luces que disponemos en nuestro vehículo tienen una función específica, ya sean de interiores como exteriores. Estas luces se accionan mediante mandos específicos, que pueden variar en cada auto, pero entre las más destacables tenemos:

  • Luces de freno
  • Luces de posición
  • Intermitentes
  • De cruce
  • De largo alcance
  • Antiniebla
  • De emergencia

Inspección de múltiples puntos

Además de chequear tu auto en los elementos mencionados, debes evaluar ciertos componentes indispensables para el funcionamiento del vehículo. Como por ejemplo, el estado de los sistemas y componentes clave, la vida útil de la batería, el espesor de las pastillas de frenos y el desgaste de las bandas de rodamiento. Ante cualquier duda, falla o sonido extraño lo mejor es acudir a un profesional. En Ford tenemos servicio especializado y técnicos dispuestos a ayudarte con nuestros servicios de mantenimiento y planes especiales. Busca el centro más cercano a tu localidad.

¿Qué beneficios se obtienen con un plan de mantenimiento preventivo?

  • Reducir los gastos por mantenimiento y reparaciones.
  • Intervenir con el mantenimiento antes de que se produzca la avería, permite planificar mejor tu dinero y tiempo.
  • Reducir los riesgos de accidentes por desperfectos mecánicos.
  • Alargar la vida útil del auto y sus piezas, para que puedan seguir funcionando perfectamente el mayor tiempo posible sin necesidad de ser sustituidos por otros nuevos.
  • Al mantener tu auto al día con el mantenimiento, aseguras un funcionamiento óptimo, confiabilidad y seguridad.
  • Maximizar la eficiencia del combustible
  • Aumentar el valor de intercambio o reventa.

¡REGÍSTRATE!

Recibir promociones, noticias e invitaciones a eventos de Ford AutoPasión.

Ver Inventario